MANDARIN

INTRODUCCIÓN:

El Diamante Mandarín es un ave originaria de Australia , siendo característicos por su plumaje de suave color crema y pico y patas de fuerte color rojizo. Hay dos sub-especies de Diamante Mandarín: Taeniopygia guttata guttata , de tamaño más pequeño, que habita desde Indonesia hasta las costas australianas; y Taeniopygia gutatta castanotis , que se encuentra en Australia continental y es de tamaño más grande.

En el ámbito silvestre el diamante mandarín es extremadamente sociable y de ello tienen clara percepción los que integran una comunidad cuyo número oscila entre 25 y 100 ejemplares. Se visitan mutuamente en sus nidos sin que surja ningún problema pero no toleran la presencia de otros ejemplares de su misma especie si provienen de otra comunidad. Muestran gran valentía en la defensa de sus nidos contra los miembros de otras especies, incluso aquellos que cabe que sean de tamaño algo mayor que ellos. Son muy cautos y no permiten que las personas se les acerquen a distancias muy cortas como en el caso de otros pájaros. Se han adaptado, sin embargo, a la vida urbana y es posible encontrarlos en torno a muchos asentamientos humanos, donde se aprovechan en forma plena de los cultivos agrícolas y de la disponibilidad de agua en superficie puesto que constituye un factor crucial en la estructura de su forma de vida ya que aun cuando se cree que pueden subsistir durante un tiempo muy prolongado sin ella también es cierto que se mantienen lo más cerca posible de los puntos en que se encuentra. Conviene destacar, sin embargo, que  el diamante mandarín se ha adaptado muy bien a las tierras áridas y que como consecuencia de ello es capaz de beber agua con un contenido mucho más elevado de sal que la mayoría de las demás especies. Asimismo también cuenta con la capacidad de retenerla cuando la mayoría de otros pájaros la eliminan a través de la orina, lo cual hace posible y, además explica, el que esta especie pueda resistir durante prolongados periodos de tiempo sin beber. El diamante mandarín junto con otras especies exóticas que consiguen sobrevivir en condiciones propias del desierto, bebe sumergiendo el pico en el agua y succionándola, de un modo parecido al que es habitual en las palomas. Esto les permite beber con mayor rapidez (y abandonar con presteza la charca donde corren el peligro de sufrir un ataque por parte de algún depredador) e igualmente aprovechar, actuando del mismo modo, las pequeñas gotas depositadas en la vegetación, en los recovecos de las rocas y en otros puntos que no serían tan fáciles de alcanzar si se hiciera uso de métodos convencionales propios de otros pájaros. El diamante mandarín bebe hacia la mitad del día mientras que otras especies lo hacen al amanecer o durante las primeras horas de la mañana.

MORFOLOGÍA:

Son aves que miden entre 8 y 12 centímetros de longitud, pudiéndose encontrar tamaños superiores.

Presentan dimorfismo sexual, es decir que fenotípicamente se distinguen machos de hembras. Segun el estandard de la FOCDE:

El macho “ancestral” o llamado también “clásico” presenta:

  • Frente – cabeza y cráneo: Gris, con un reflejo azulado, las plumas del cráneo con los bordes oscuros. Es exigible una regularidad.
  • Diseño de las mejillas : Bruno naranja fuertemente marcado.
  • Línea del pico y trazo ocular : Negro, entre las dos marcas se observa una zona de color blanco puro
  • Barbilla – garganta principio del pecho : Color de fondo blanquecino, marcado de finas líneas transversales negras (Rayas Pectorales) delimitada en principio del pecho por una banda negra fuertemente marcada (Banda Pectoral).
  • Desde la banda hasta la región anal : Lo mas blanco posible
  • Flancos: Color de fondo bruno castaño oscuro adornado a modo regular de puntos redondos y blancos (Diseño de los flancos).
  • Dorso y alas : Gris, un poco mas claro sobre la parte de atrás de la cabeza. Uniforme en el color. Una tonalidad mas clara sobre los bordes de las remeras primarias, es tolerable a condición de que sean regulares. Los reflejos brunaceos son penalizados.
  • Cola : Alternada con bandas negras y blancas sobre las coberteras de la cola (Diseño de la Cola). La última banda es blanca. La punta de la cola es gris oscuro.

La hembra clásica o llamada también ancestral presenta:

  • Frente – Cabeza – Nuca y Mejillas : Gris, con un ligero ribete mas oscuro en el centro de la cabeza. Es exigible una regularidad.
  • Línea del pico y Trazo ocular : Negro, entre las dos marcas se distingue una zona de color blanco puro.
  • Barbilla – Garganta y principio del pecho: De un color gris claro uniforme.
  • Desde el principio del pecho, hasta la región anal: Lo mas blanco posible. La diferencia o el contraste entre los dos colores debe ser nítido y resaltar.
  • Dorso y Alas : Gris, un poco mas claro que sobre la nuca. Uniforme en el color. Una tonalidad más clara sobre los bordes de las remeras primarias es tolerable a condición de que sean regulares. Los reflejos brunaceos son penalizados.
  • Cola: Alternada de bandas negras y blancas en las coberteras caudales (Diseño de la cola). La última banda es blanca. La punta de la cola es gris oscuro.

Los individuos jóvenes presentan una coloración negruzca del pico que con el tiempo cambiará y se les distinguirá el color de los adultos. Los machos adultos presentarán un pico rojizo, y las hembras lo presentarán de un color anaranjado.
Otra diferencia muy importante es que el macho presenta melodías en el canto y la hembra no las presenta.

Con respecto a las mutaciones, en el siguiente enlace podreis encontrar todas las mutaciones de esta especie: http://www.diamantemandarin.org/Mutaciones/Todas.htm

ALIMENTACIÓN:

La mixtura de periquito es lo más común para ellos, pero hay unas pequeñas indicaciones que si las tenemos en cuenta, mejoraremos enormemente la calidad de vida de nuestros mandarines. No es que con esta mixtura no estén bien alimentados, pero si cogemos esta mixtura, y le añadimos un 30 % de alpiste, además de completarle la dieta, veremos que comen mucho más y mejor. Una proporción que suelo recomendar, si tenemos la posibilidad de hacerla a mano, sería la siguiente:

  • 35 % Alpiste
  • 35 % Mijo Blanco / Amarillo
  • 15 % Panizo
  • 10 % Mijo Japonés
  • 5 % Mijo Rojo / Linaza

Para la epoca de cria se recomienda ponerles algo de pasta de cría, bien casera o bien comercial, para facilitarles esta ayuda suplementaria. Solo un detalle a esta cuestión, la pasta no se pone en el momento que tengan polluelos, sino antes, para que los padres se acostumbren. Particularmente tampoco me gusta ponérsela siempre,  porque tienen tendencia a engordar, sobretodo si los tenemos en una jaula pequeña. Así, la puesta del primer huevo, es un buen momento par comenzar a ponerles la pasta.

Una fuentes de calcio, como arenilla, jibia, conchas de ostra u otros, deben estar siempre presentes en la jaula. Los diamantes diezmarán una jibia generalmente en poco tiempo y además les ayudamos también a regenerar el pico y evitamos en parte que se piquen unos a otros buscando los cañotes de las plumas ricas en el calcio, además de evitar problemas con los huevos (que los piquen, etc.). A mi, lo que mejor me ha funcionado siempre, es el grit.

Acerca de las frutas y verduras, este pájaro no tiene unas exigencias grandes en cuento a este apartado, pero si es conveniente suplementar de cuando en cuando con estos aportes. Se recomiendan verduras como la acelga (muchísimo mejor que la lechuga típica de canarios), el pepino y similares, y frutas como la manzana. No obstante, no recomendamos poner más de una o dos veces por semana.

RECINTO:

Es un ave que se adapta bien tanto a la jaula como a la pajarera.

La jaula debe ser algo espaciosa, para permitir un mínimo de vuelo y que se mantengan sanas. Es preferible usar jaulas rectangulares porqué tienen todos sus lados protegidos (rincones), lo que da mayor seguridad al ave y además reduce el riesgo de que esta se vea sometida a corrientes. Las dimensiones deben ser iguales o superiores a 90 cm. de largo por 45cm. de ancho y 45 cm. de profundidad. Es recomendable que la jaula cuente con una bandeja deslizante en el suelo para facilitar la limpieza.

Las voladeras son recomendables si se dispone de bastantes ejemplares y se quieren mantener juntos, o también para ejercitar los pájaros y evitar que lleven una vida muy sedentaria. No es recomendable tener más de 10 individuos por metro cúbico.

El suelo puede recubrirse con papel de diario o una mezcla de arena y arena absorbente para gatos (resulta un poco caro), que deberá ser cambiada por lo menos una vez a la semana. El número de bebederos y comederos tendrá que ser suficiente para que no haya peleas.

Tanto jaulas como voladeras deben contar con perchas situadas a media altura y repartidas a lo largo del habitáculo. Como siempre es preferible que tengan un grosor variable para que el pájaro ejercite las patas. También pueden colocarse perchas “rascadoras” que limaran las uñas de los dedos.

Debemos tener presente que los Diamantes mandarines son aves desconfiadas y no dejaran que nos acerquemos mucho a ellos y si lo hacemos probablemente romperemos su estado de tranquilidad. Por lo tanto, las jaulas las deberemos colocar en zonas tranquilas con poco movimiento.

REPRODUCCIÓN:

Intentando respetar los ciclos de reproducción del país de origen, empiezo la cría en octubre o noviembre, teniendo unas consideraciones previas como hacer las parejas mediante la ley de compensación, pluma larga con pluma corta, lágrima ancha con lágrima fina, cabeza grande con cabeza pequeña, etc. Otro punto a tener en cuenta es el de formar parejas donde no haya consanguinidad.

Una vez fecundada y tras haber preparado el nido, la hembra empieza a poner de 1 a 8 huevos. Mayoritariamente expulsa los huevos, uno a uno, a primeras horas de la mañana, cuándo todo reside tranquilo y la paz reina en el entorno.

Normalmente tarda unos 3-4 días en ponerlos todos (esto dependerá de la cantidad que tenga que poner). Pasados estos días, empezará la incubación.

Los huevos son de color blanquecino y miden aproximadamente unos 15 mm.

Durante la incubación deberemos molestar lo menos posible a la pareja, para que no dejen de banda a los huevos y se interrumpa el desarrollo.

A lo largo del proceso, tanto macho como hembra se turnaran los papeles y alternaran los periodos de incubación.

A los 13 o 14 días nacerán los pichones, y serán alimentados por los padres, exceptuando los dos primeros días de vida, pues se nutren de los restos de vitelino almacenados en sus buches.Cuándo las reservas se agotan emiten un sonido característico que atraerá a los padres para que les proporcionen comida.

La comida que los polluelos ingieren está formada por el alimento que los padres han recolectado y triturado que mediante regurgitaciones es llevado a sus picos.

Durante ésta etapa, es recomendable proporcionar lechuga cortadita a los padres para que ceben mejor a las crías y el alimento esté más húmedo y mejor triturado. Así mismo una buena pasta de cria será un elemento muy importante y valioso tanto para los padres como para los polluelos.

A los 6 o 7 días del nacimiento podremos anillar los pájaros estando atentos una vez colocamos las anillas a los pájaros, ya que los padres intentaran quitárselas.

Los jóvenes mandarines los separaremos de los padres sobre los 35 o 40 días.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: